La alimentación es un pilar básico para promover y mantener la salud. La cual, asociada a las recomendaciones del tiempo mínimo de actividad física que hay que practicar todos los días, cobra importancia en la prevención del sobrepeso y obesidad y de enfermedades crónicas, en especial de las metabólicas y cardiovasculares.