Aunque resulta frustrante, en el fondo todos sabíamos que la tercera ola iba a golpear fuerte; los pronósticos se han cumplido. Hemos bajado la guardia, y todo eso trae consecuencias. Parece que volvamos a la casilla de salida, como en el juego de la oca.

Y en cierto modo es así pero ahora contamos con más experiencia y podemos detectar y diagnosticar mejor, disponemos de medios para la vigilancia y control de la patología así como de tratamientos que no estaban en la primera oleada, cuando desconocíamos absolutamente todo del nuevo coronavirus.

Si bien es cierto que acusamos la fatiga de estos meses, ahora podemos combatir la pandemia con más conocimiento y con más recursos.

Como en el juego de la oca, tenemos ganas de avanzar, y aunque retrocedamos en algún momento, debemos de coger impulso para llegar a la ansiada meta.

Alberto Lafuente Jiménez
Gerente del Servicio Riojano de Salud

Nos podéis enviar vuestras colaboraciones y trabajos a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.