Seguro que no hubieran imaginado, ni en sueños, que iban a retornar a sus centros de trabajo, una vez que habían alcanzado esa edad que nos asegura una más que merecida jubilación. 

Pero lo que son las cosas.... esta pandemia lo ha trastocado todo. Y demostrando un alto sentido de la responsabilidad, de deber y la necesidad de ayudar, recaló un nutrido grupo de profesionales voluntarios (médicos, enfermeras...) en las primeras semanas de la pandemia; un colectivo que está dando lo mejor de sí para colaborar en las tareas que les encomiendan o para apoyar en áreas especificas bien conocidas por ellos.

Desde esta sección queremos agradecerles profundamente su generosidad en este momento tan confuso y difícil porque han resultado esenciales para nosotros y un placer verlos de nuevo en acción.

Fuisteis un gran ejemplo como personal en activo pero ahora tenéis nuestro más absoluto reconocimiento.

¡Un merecido aplauso a estos compañeros ya jubilados!