El trabajo de los rastreadores resulta imprescindible para controlar la expansión del virus en la denominada nueva normalidad.

Lo más importante ahora es preparar la respuesta a nivel de detección de nuevos casos, seguimiento, aislamiento e identificación de los contactos, y eso es de lo que se encargan las Unidades Covid.

Ese rastreo se trata de un minucioso trazado de contactos para evitar la temida transmisión comunitaria. A partir de un caso identificado se intenta buscar el origen de su transmisión mediante una encuesta.

De nuevo, el principal objetivo es evitar que algunos casos aislados se conviertan en foco de transmisión comunitaria, que se da cuando el virus se está transmitiendo en una comunidad de forma que ya resulta imposible trazar los orígenes porque hay demasiados contagios.

Y eso es lo que queremos evitar. Todos debemos ayudar para favorecer la detección de nuevos casos.

Es un trabajo de equipo. 

Alberto Lafuente Jiménez
Director del Área de Salud de La Rioja