La newsletter nació para dar información puntual de lo que iba aconteciendo en nuestros hospitales y centros con motivo de la pandemia del COVID-19, y en sus páginas, durante un mes y medio, con periodicidad diaria, además de comunicar los semanales cronogramas de talleres formativos, la actualización permanente de documentos en la Intranet, los cambios estructurales y funcionales que se registraban en horas, o la preocupante situación epidemiológica de los primeros días de abril, también hemos trasladado los retos de nuestro psicólogo, noticias de emociones, de agradecimientos y de gestos solidarios. Todos habéis sido Protagonistas de las mismas.

Sabemos que desde nuestros equipos personales no hemos podido acceder a todos los documentos, concretamente, a los alojados en la Intranet. Como conocéis, es nuestra red interna de comunicación, donde colgamos documentos y procedimientos de uso interno, y su acceso es sólo posible en los equipos de trabajo. Procuraremos resumir en líneas generales el contenido u objeto del documento para que tengáis algo de información del mismo.

Hemos medido los impactos de las newsletters y nos sentimos satisfechos; en muchas jornadas, un 60% de nuestros profesionales nos ha seguido y para nosotros esto representa el mayor acicate. Pero metidos de lleno en la denominada "desescalada" también es momento para la informativa y la cita ya no será diaria. Y esa es la mejor noticia.

También nos llegan 40 dibujos con mensajes de ánimo de escolares de 6º, del colegio Bretón de los Herreros de Logroño, para entregar a los pacientes con COVID-19. Sabemos que se han animado de otros niveles para preparar dibujos y poesías.

Hoy se celebran dos sesiones informativas "Medidas de control SARS-Cov-2" ante la apertura de consultas externas, a las 8 y a las 14 horas, impartidas por la Dra. Cristina Belio en nombre de Medicina Preventiva. Las sesiones se llevan a cabo en el salón de actos del Hospital San Pedro.

Félix Inchausti Gómez. Psicólogo Clínico. Unidad Infanto-Juvenil C.S. Espartero        

Los niños, en general, han entendido muy bien la situación actual en la que nos encontramos. Los padres ya se han encargado de explicarles qué es el coronavirus y las razones que nos han hecho estar confinados, por lo que es más sencillo que comprendan porqué ya se puede empezar a salir.

Es importante incidir en que las medidas de protección (el distanciamiento social, el uso de mascarillas y la higiene en manos y ropa) son, sobre todo, para proteger y cuidar de los demás y no tanto porque los menores estén en riesgo.

En niños más pequeños (2-4 años) debe extremarse la precaución ya que, aunque pueden entender lo que les expliquemos, les puede ser más difícil controlar su conducta y entonces el papel del adulto será muy importante para supervisarlos y protegerlos. Deben evitarse situaciones que les puedan hacer difícil contenerse. Por ejemplo, en el paseo es mejor no pasar por delante de un parque con columpios y juegos si sabemos que van a querer quedarse a jugar y no van a poder.

Si a pesar de ello, apareciera alguna rabieta, es muy importante que el adulto que lo acompañe reaccione con tranquilidad, nunca gritar ni enfadarse con el niño y hablarle en tono pausado, con voz baja y a su altura, agachado. También es útil distraerle con otra actividad atractiva, por ejemplo, podemos hablarle de aquellas cosas que sabemos que llaman la atención o le gusten.

Debemos tener claro que los niños, sobre todo los más pequeños, aún no saben expresar su enfado y su frustración. No es tan importante ahondar en el motivo causante de la rabieta como en cómo le hace sentir. El hecho de sentirse escuchado y comprendido le proporcionará calma y bienestar. Utilizar frases como "entiendo que estés enfadado", pueden reducir la intensidad y duración de la rabieta. No lo ignores. Si el niño es pequeño puedes cogerlo en brazos y acariciarlo si se deja. Es importante que en ese momento se sienta acompañado, querido y atendido por sus padres.

¿Y si tiene miedo y no quiere salir? ¿Qué hacer?

Esta puede ser una situación habitual. En las consultas de Salud Mental Infanto-Juvenil muchos padres nos han comentado que los niños se han acostumbrado bien a la situación de no salir e, incluso, expresan su miedo a hacerlo. Es muy importante entender y normalizar estas emociones en los hijos, explicarles bien la situación y mantener y transmitirles calma. Si el adulto se muestra seguro y confiado, al niño también le será más fácil confiar.

Si realmente les cuesta mucho trabajo salir, es importante animarle, pero sin presionar demasiado y pactar con él pequeños pasos para superar su miedo poco a poco, transmitiendo confianza en que pueda hacerlo.

¿De qué manera puede afectarle esta nueva realidad que rompe sus esquemas de salir a la calle?

Actualmente hay pocos estudios científicos sobre cómo la situación de pandemia y confinamiento pueden influir a niños y adolescentes, pero, en general, las situaciones estresantes pueden afectarles de diversas maneras: causar síntomas anímicos como irritabilidad, nerviosismo, apatía, miedos… y afectar a funciones básicas como el sueño o la alimentación, así como a su capacidad de concentración.

En general, los niños han demostrado mucha capacidad de adaptación a esta situación y tenemos que confiar en sus recursos naturales de afrontamiento. Estos síntomas normalmente tenderán a desaparecer una vez que se puedan adaptar a la situación. Para favorecerlo es importante saber que los adultos de su alrededor pueden ayudar mucho transmitiéndoles serenidad y confianza.

Si, aun así, los síntomas persisten durante mucho tiempo, causan mucho malestar en el niño o empiezan a afectar a su funcionamiento diario, sería recomendable consultar con su Pediatra o Médico de Atención Primaria de referencia para que pudiera valorar una derivación a Salud Mental.

En el Sistema Nacional de Salud, el número de casos confirmados con infección por SARS-CoV-2 asciende a 212.917 (confirmados por test PCR) de los que 24.275 han fallecido y 108.947 personas ya se han recuperado, según datos del Ministerio de Sanidad de ayer.        

La Rioja

Ayer se notificaron 27 nuevas altas de COVID-19 en las últimas horas; el número total de personas dadas de alta asciende a 2.091. Por contra, La Rioja ha notificado cuatro nuevos decesos, por lo que cifra total de fallecidos con COVID-19 es de 330 personas.

El número de casos activos con COVID-19 en La Rioja es de 1.489; de ellos 168 se encuentran ingresados en hospitales: 155, en planta y 13, en la UCI.

Desde el inicio de la pandemia, se han atendido 18.081 llamadas relacionadas con COVID-19 en el teléfono de Salud Responde 941 29 83 33.

Por otra parte, los equipos de intervención ante casos de COVID-19 han realizado ya 3.723 PCR en domicilios y residencias. Y hay que contabilizar además 5.512 PCR en el Centro de Diagnóstico Móvil del CIBIR de Logroño y 1.192, en el Centro de Diagnóstico en FHCalahorra. El Centro de Diagnóstico Móvil itinerante de La Rioja Alta suma ya 1.712, mientras que el de La Rioja Baja ha practicado 380 pruebas.

La Rioja acumula 3.910 casos confirmados de COVID-19.

Más información en https://actualidad.larioja.org/coronavirus/datos con información y gráficas actualizadas sobre evolución del COVID-19 en La Rioja.

Objetivos diarios de nuestro psicólogo, José Luis Jalón, para sentirse mejor en esta situación diferente, para los trabajadores del sector sanitario que son diferentes.

Vigésima sexta Fortaleza) Manejar las señales

Durante este tiempo en el que hemos trabajado juntos, con los retos que te he ido proponiendo, he pretendido prepararte para una parte difícil que toda persona, cuando acude a un psicólogo necesita abordar y no es otra, que comenzar a generalizar lo aprendido, comenzar a ser tú  la persona que utilice las herramientas que con el psicólogo has practicado y tomes el timón para resolver tus problemas.

Por eso, vamos a intentar en este último reto, identificar las señales para que en cada momento acudas al “reto” que te sirva para mejorar. La ansiedad, es la señal que debe indicarte que tienes que relajarte y tú ya sabes “oler la primavera y soplar la vela”. El miedo es la señal que debe hacerte plantear la pregunta mágica que practicamos y no era otra que ¿Cuál es la Evidencia? Cuando tengas un problema, el Reto 1 trataba de plantearlo en positivo recuerda: El problema no es que tengo sed y la solución es con los medios que tengo, ¿qué pasos tengo que dar para solucionarlo?

No se te olvide apagar el piloto automático y nunca dejes de cuidar de ti cada día, marcándote objetivos cumplibles, como decíamos en uno de los retos, que  puedes buscar si lo necesitas, en las NEWS que gracias a la incansable labor de Eva Vaquero nos han llegado. No te conviertas en Bobby Fischer, jugando una partida de ajedrez contra un enemigo invisible negándote el derecho a tener una vida fuera de lo profesional. Recuerda cómo se maneja el todo o la nada y no corras la maratón, para llegar tan saciado que no puedas disfrutar del final.

Cada señal de malestar debe ser una alerta de que algo tengo que hacer para mejorar, al igual que Amundsen utilizó lo que hoy llamamos resiliencia para sobrevivir a la conquista del Polo Sur, como te contaba en otro de los retos.

No puedo terminar este último, sin agradecerte, que antes de que la batalla contra el “enemigo invisible” comenzara, cuando yo me cortaba y sangraba, tú me cosiste. Cuando me sentí enfermo, tú me curaste. Cuando alguien de mi familia ha estado ingresado, tú le limpiaste, le diste de comer y solucionaste el papeleo para que le atendieran, así que lo poco o mucho que utilices lo que he tratado de enseñarte, no cubre ni de lejos el débito que yo siento hacia ti.

Por último, con este reto de “Manejar las Señales”, no me despido de ti, simplemente creo que puedes empezar a manejar los que te surjan en la vida sin que yo te los proponga y por supuesto, estoy a tu disposición, para lo que necesites y seguiremos comunicándonos, en las distintas fases que ahora nos toca abordar. Como me he despedido siempre y quizás ahora entiendes mejor el por qué:

Gracias por tu trabajo de todos los días del año, no sólo de hoy

José Luis Jalón López. Psicólogo

Teniendo en cuenta los indicadores manejados en la primera semana de abril; los actuales, que hubieran sido excesivos en otros tiempos, nos dispensan más que cierto alivio, un aliento que ha permitido cerrar ya 6 de los 10 controles que se llegaron a habilitar para el COVID-19, al igual que otras áreas invadidas por el SARS-CoV-2, y que en otros centros hospitalarios de La Rioja y del Sistema Nacional de Salud.

Este descenso en la onda epidémica nos permite ir recuperando no sólo espacios sino la actividad ordinaria de un centro asistencial, bruscamente suspendida y reconducida.

Pensar en la próxima reapertura de las consultas, en el reinicio de la actividad quirúrgica, no sólo la urgente y no demorable genera, cuanto menos, cierto sosiego y esperanza.

Confiemos en que esa tendencia iniciada se consolide para poder reconquistar todo aquello que el coronavirus fue ganando.

¡Gracias por tu esfuerzo!

Alberto Lafuente. Director del Área de Salud de La Rioja