El pasado viernes, día 17 de abril, comenzaron las primeras pruebas diagnósticas a profesionales del Área de Salud para conocer si están o no inmunizados frente al nuevo coronavirus, concretamente, a través de test serológicos y PCR.

Y ya, sin incluir los datos de ayer, a 423 trabajadores se han realizado ambas pruebas, entre los días día 17, 20 y 21 de abril (330 del Hospital San Pedro, 44 del Hospital General de La Rioja y 49 de Atención Primaria, concretamente, del centro de Salud de Santo Domingo).   

Y, hasta el momento, los resultados han sido: 8 positivos en serología, de los cuales 2 también son positivos en PCR; por lo tanto 6 trabajadores están inmunizados y 2 con infección actual, que pasan a seguimiento por salud laboral. Teniendo en cuenta el total, un 0,4% de los trabajadores a los que se les ha hecho pruebas presenta la infección.

De manera progresiva se está citando a todos los trabajadores del Hospital y, ayer mismo, también se sumaron los de Fundación Hospital Calahorra.

Este proyecto, contemplado por la Dirección del Área de Salud en esta fase de transición, ha sido posible en cuanto se ha dispuesto de la capacidad técnica para llegar a todos con equidad, como una práctica que sirve como "protección de los profesionales ante el riesgo de transmisión a la población como a los propios profesionales".

También se podrán realizar estas pruebas profesionales de empresas que colaboran estrechamente en el sistema sanitario como son limpieza, transporte sanitario (...) Posteriormente se irán abordando otros colectivos esenciales para la comunidad como policía, farmacéuticos... hasta completar estos sectores.

Si el pasado día 14 de abril, avanzábamos que el porcentaje de profesionales afectados por COVID-19 se situaba en un 3.7% en el Servicio Riojano de Salud (SERIS); en un 1,6%, en Fundación Hospital Calahorra y en un 7,6%, en Fundación Rioja Salud, estos porcentajes han continuado bajando, según el último registro de 20 de abril. De esta forma; en el SERIS, ese porcentaje baja del 3,7 al 2,6%; en FHCalahorra desciende del 1,6% al 0,92% y en Fundación Rioja Salud disminuye del 7,6% al 6,3%.

 

Nos ha gustado mucho este trabajo audiovisual que nos llega desde el Centro de Salud Mental de Albelda, en el que participan muchos de los profesionales que allí trabajan. Ya está colgado en nuestra carpeta denominada Agradecimientos en tiempos de pandemia, en la portada de www.riojasalud.es.

Objetivos diarios de nuestro psicólogo, José Luis Jalón, para sentirse mejor en esta situación diferente para los trabajadores del sector sanitario que son diferentes

La fortaleza que hoy vamos a trabajar, es la capacidad de cuidarte y prestar atención a múltiples aspectos de tu vida, que no se centran exclusivamente en lo profesional. Para superar “la jugada de Robert” tendrás que cuidar, a la persona que eres en conjunto.

Vigésima Fortaleza) Superar la jugada de Robert

Robert James era un niño nacido en la América de 1943, y aprendió a mover las piezas de cartón del ajedrez que le regaló su hermana, cuando él era un pequeño de 5 años, durante el reposo de una  gripe. Antes de los 13, ya superaba a todos los ajedrecistas de su club y con 15 años de edad consiguió el título de maestro.

Aprendió a hablar ruso de forma autodidacta, siendo un crío, para entender a todos los asesores y maestros que aconsejaban a los mejores ajedrecistas de la U.R.S.S. Él luchaba contra la estrategia soviética de laboratorio, con un cociente intelectual que probablemente superaba los 180. A partir de entonces, pudo jugar a nivel internacional, pero fue en ese instante, cuando Robert, dejó de ser Robert, para convertirse en Bobby Fischer, comenzando a rivalizar con un joven y prometedor ajedrecista de Leningrado, que respondía al nombre de Spassky, unos años mayor que él. El ruso era su reverso, su reto. Un jugador, con los mejores expertos y con una estructura de maestros, campeones del mundo soviéticos como entrenadores, entre 1948 y 1971, que moldeaban su mente para triunfar en el tablero.

El 11 de julio de 1972 Bobby Fischer se sentaba frente a Spassky, para disputar el campeonato del mundo de ajedrez. Desde hacía casi 25 años, nadie que no hubiera nacido en la antigua U.R.S.S. había llegado a una final. Muchas veces, no se aseó durante el campeonato repasando y estudiando mentalmente a su contrincante. Su cociente intelectual y su obsesión por Spassky, derribaron la estructura que “El Telón de Acero” había desarrollado en el juego de las 64 casillas. Bobby llegó 7 minutos tarde al primer enfrentamiento y se cree, que fue una estrategia para estudiar los nervios de su adversario.

Después de que Robert James se convirtiera definitivamente en Fischer, nunca volvió a jugar una partida oficial. En 1975, cuando debía defender su título contra una nueva promesa del laboratorio ruso, Anatoly Karpov, no se presentó. Hay quien dice que estaba escondido, preparando la revancha de Spassky, canibalizándose a sí mismo, descuidándose como ser humano y olvidándose de la persona que era Robert para que Bobby volviera a aflorar.

Quizás en estos días sólo hay una cosa en la que piensas constantemente, y te olvidas de otros aspectos de tu vida personal y afectiva, que también existen y debes cuidar. Te propongo como reto de hoy, que valores de 0 a 10, al finalizar el día, cómo te has sentido cuidando a esa persona que además de trabajar en centros sanitarios en tiempos de pandemia, sigue teniendo otras necesidades. No es bueno vivir siendo Bobby, olvidándote de Robert.

P.D. En 1992 Fischer volvió a jugar una partida pública de ajedrez, en la Yugoslavia de la guerra, que no se validaría como oficial. Ganó y volvió a desaparecer. ¿Puedes adivinar contra quién?

Gracias por tu trabajo de todos los días del año, no sólo de hoy

Hasta mañana

Me imagino que estarás igual que yo: durmiendo mal, creo que todos estamos pasando por esa misma sensación de ansiedad, que nos ha interrumpido el sueño.

Estamos en un escenario sin precedentes, no sabemos más allá de lo que se ha podido escribir o documentar, en unos pocos meses. Da la sensación, que no sabemos ni como hay que reaccionar (Mantenerte con la frente en alto y sin llorar, o expresar que tienes miedo y continuar…), pero una cosa si te voy a decir, y es que tendrás que confiar en tu capacidad personal de superar la adversidad, no tengas duda que se pondrán en marcha nuestros mecanismos de afrontamiento, nuestra capacidad de resiliencia. Serán noches duras y días también, y te encontrarás enfrentando una situación que se sale de control, en la que en muchas ocasiones, no tendrás ni la oportunidad de consolar a tu paciente, del que igual temes, por que tienes miedo de contagiarte. Pero aún así continuarás, y sin dejar de lado el desconsuelo que es pensar en tus seres queridos, a los cuales no habrás podido ver en semanas o meses, con los que tu máximo contacto ha sido una video-llamada, y a los que, aunque quisieras no puedes proteger, mas allá de la labor que ya estas haciendo por el bien común.

Así es, colega, todo esto nos abruma y es normal, nos dicen “héroes sin capa”, pero estamos enfrentando una batalla sin armas, y en un aislamiento social forzoso, (por el bienestar de un colectivo), del cual como trabajadores de la salud, impresiona que no hacemos parte, por que somos nosotros los que tenemos la tarea de enfrentar a ese enemigo invisible, implacable y desconocido….

No nos queda otra, que consolarnos con el hecho que hacemos parte del equipo quien batalla y lucha para vencer al “enemigo”. Sacar lo positivo de esta experiencia, que nos ha dado la oportunidad de acercarnos a lo esencial, a lo básico: la supervivencia y la humanidad. Ahora todo esta en cámara lenta, pero es posible que esta pausa nos hiciera falta.

No olvides, colega, que seremos la generación que luchó y sobrevivió a una pandemia.

ATT: N.V.G.P MD

En el Sistema Nacional de Salud, el número de casos confirmados con infección por SARS-CoV-2 asciende a 204.178 de los que 21.282 han fallecido y 82.514 personas ya se han recuperado, según datos del Ministerio de Sanidad de ayer.  

La Rioja

Ayer se notificaron 33 nuevas altas de COVID-19 en las últimas horas; el total registrado hasta la fecha asciende a 1.866. La Rioja, por contra, notificó 9 nuevos decesos, con lo que la cifra total de fallecidos con COVID-19 asciende a 294 personas.

El número de casos activos con COVID-19 en La Rioja es de 1.603, de ellos 254 se encuentran ingresados en hospitales de La Rioja, con 236 ingresados en planta y 18 en la UCI.

Desde el inicio de la pandemia, se han descartado 9.621 casos sospechosos, y se han atendido 17-022 llamadas relacionadas con COVID-19 en el teléfono de Salud Responde 941 29 83 33.

Por otra parte, los equipos de intervención ante casos de COVID-19 han realizado ya 3.529 frotis en domicilios y residencias. Y hay que contabilizar además 4.488 PCR en el Centro de Diagnóstico Móvil del CIBIR de Logroño. En el Centro de Diagnóstico Móvil itinerante de La Rioja Alta se llevan 1.306 completados hasta la fecha, mientras que el Centro de Diagnóstico Móvil itinerante de La Rioja Baja se han realizado 161.

La Rioja acumula, de acuerdo al nuevo criterio del Ministerio de Sanidad, 3.763 casos confirmados de COVID-19.

Más información en https://actualidad.larioja.org/coronavirus/datos con información y gráficas actualizadas sobre evolución del COVID-19 en La Rioja.

El coronavirus está presente, de forma inexorable, en las parrillas de televisión, en tertulias de radio, portadas de prensa, redes sociales.... comienzo compartiendo el inicio de un artículo, que leí recientemente en Gaceta Médica, sobre la otra pandemia: el exceso de información y de publicaciones científicas, muchas de ellas inexactas o erróneas.

Efectivamente, las publicaciones científicas se han multiplicado y esta sobreinformación no parece que sea siempre rigurosa, circulando sin los controles o revisiones habituales, con sesgos y, además, amplificada y simplificada por medios generalistas.

Por ello es necesario que adoptemos una actitud prudente y distante frente a teorías no contrastadas; no todo justifica la necesidad de compartir conocimiento sobre la pandemia.

¡Adelante equipo!

Alberto Lafuente. Director del Área de Salud de La Rioja