El pasado 28 de diciembre comenzó la vacunación frente al COVID-19 a profesionales, en primera línea, cumpliendo así con lo establecido en la estrategia de vacunación frente al COVID-19 definida desde el Ministerio de Sanidad, según la cual los primeros grupos en recibirla deben ser los usuarios y trabajadores de las residencias de personas mayores y discapacitados junto a los profesionales sanitarios que trabajan en primera línea.

Nos hemos puesto en contacto con algunos de los primeros sanitarios de primera línea que ya han recibido la primera dosis de la vacuna frente a la COVID-19, el pasado 28 de diciembre, en el Hospital San Pedro, y el 30 de diciembre, en Fundación Hospital Calahorra. Ahora se encuentran a la espera de recibir en unos días la segunda dosis.

Les hemos preguntado tres cuestiones: cómo se encuentran, qué pensaron al ser los primeros en recibir la vacuna, y si animan a inmunizarse al resto de profesionales.

Pedro Montilla, técnico especialista en Radiodiagnóstico

  • Me encuentro perfectamente, sin síntomas secundarios. Nada.
  • Pensé que era suerte. Quería vacunarme y, sobre todo, quería que empezara la vacunación, y no tanto tener la suerte de ser de los primeros.
  • Animaría a todos en general. Si queremos volver a la vida normal, algo va a costar. Asumir un mínimo riesgo no es nada con lo que ahora hay en la calle. Tenemos medios, usémoslos.

Pedro Marco, médico en Urgencias Hospital San Pedro

  • Me encuentro bien y no he tenido ningún efecto secundario.
  • Pues para mí ha sido un privilegio, y no puedo por menos que estar agradecido.
  • No sólo animaría a ponerse la vacuna, sino que considero que hoy por hoy la vacunación es imprescindible para conseguir controlar la pandemia. La alternativa a no vacunarse es exponerse a contraer una infección que puede llegar a ser mortal en algunos casos.

José Manuel Ube, enfermero en Fundación Hospital Calahorra

  • Ante tanta expectativa creada con la vacunación, la realidad es que no he sufrido ninguna sintomatología ni en las primeras horas y días posteriores. Como mucho una ligera molestia el día posterior a su administración consistente en un leve dolor muscular en la zona de inoculación, que ni tan siquiera preciso la utilización de analgesias.
  • La expectación era máxima ya que fueron muchos los que preguntaban por mi estado y no faltaban las bromas como “te has puesto azul…, te han salido cuernos…”
  • Desde luego he sido un afortunado, el personal sanitario llevamos mucho tiempo luchando en esta pandemia y sufriendo las consecuencias. Ahora es el momento de la esperanza y empezar a ver una luz de solución a esta pandemia que jamás en mi vida laboral pensé que iba a vivir.
    Confíe plenamente en la profesionalidad del equipo de enfermería que fue la encargada de poner la primera dosis y ahora estoy preparado para la segunda y última que va a ser en breve, según establece el protocolo establecido.
    Además recibí mi informe el cual dejaba constancia en mi historia electrónica de salud que había sido vacunado, indicando la fecha de la próxima dosis.
    En ningún momento tuve miedo o angustia a recibir este producto vacunal, pues tenía claro que la vacuna había pasado por todos los estándares de calidad y seguridad.
  • Por supuesto, ya lo he expresado en otras ocasiones, tenemos la obligación moral y ética de ello. La población que decide no vacunase sin existir contraindicación por sus características personales de salud se beneficia egoístamente del resto.
    Todos queremos volver a salir a las calles, inundar nuestras cafeterías y restaurantes, ir de vacaciones y algo mucho tan sencillo como dar un abrazo o un beso a nuestros seres queridos. Ello se consigue con la tan ansiada inmunidad de rebaño y esto no es posible sin que la comunidad participemos en la vacunación.

La vacunación frente a la COVID-19 se ha iniciado con los profesionales de primera línea, grupo priorizado en la Estrategia de Vacunación frente a la COVID-19 en España, actualización 1 (18 de diciembre).

Se considera personal de primera línea el que tiene mayor riesgo de exposición por llevar a cabo actividades la atención directa de pacientes COVID (contacto estrecho y con mayor tiempo de exposición), así como por tener mayor probabilidad de tener contacto con una persona con infección por SARS-CoV2. Además, este grupo de población también está priorizado por los principios de beneficio social y reciprocidad.

Personal en el ámbito sanitario que trabaja de cara al paciente, en los siguientes entornos (incluidos los que desempeñan otras funciones distintas a la prestación de servicios sanitarios - administrativo, limpieza, voluntariado, estudiantes, etc.-):

  • Unidades, consultas o circuitos COVID.
  • Puertas de entrada de pacientes agudos a los servicios de salud (servicios de admisión, urgencias, emergencias, atención primaria, servicios de prevención de riesgos laborales, instituciones penitenciarias y cualquier especialidad que reciba pacientes agudos). También personal de unidades móviles de atención directa a pacientes COVID-19.
  • Transporte sanitario urgente.
  • Servicios de cuidados intensivos u otras unidades que asuman estas funciones en caso necesario.
  • Cualquier servicio de cuidado no intensivo donde se realicen procedimientos que puedan generar aerosoles.
  • Servicios y unidades con pacientes de alto riesgo (oncología, hematología, etc.).
  • Servicios centrales donde se toman y manipulan muestras que potencialmente pueden contener virus viables.
  • Personal sanitario de salud pública que trabaja en la gestión directa de la pandemia y en función de su riesgo de exposición.
  • Personal de los equipos de vacunación, incluyendo a aquellas personas de salud laboral y medicina preventiva que van a participar en la administración de las vacunas frente a COVID19.

Estrategia de vacunación frente a COVID-19 en España

En estos momentos continúan operativos como controles para pacientes COVID-19 en el Hospital San Pedro el 7A y los dos controles de la sexta planta (A y B). En Fundación Hospital Calahorra, los pacientes con COVID-19 ingresan en la segunda planta del Centro. Ayer, en los referidos controles de ambos centros permanecían ingresados 99 pacientes.

En HAD también hay ingresados 23 pacientes con COVID-19 (22, en Hospital San Pedro y 1 en FHCalahorra).

Respecto a los pacientes que requieren ingreso en UCI, se destina en estos momentos el Área Polivalente de Críticos, unidad puesta en marcha en verano de 2020, y una parte de la UCI tradicional (ya sectorizada). Ayer se encontraban 23 personas en ambos dispositivos.

En el Sistema Nacional de Salud, el número de casos confirmados con infección por SARS-CoV-2 asciende a 2.176.089 (confirmados por test PCR) de los que 52.878 han fallecido y 19.236 han precisado ingreso en la UCI, según datos del Ministerio de Sanidad, a 14 de enero.

La Rioja

En La Rioja, desde el inicio de la pandemia se han registrado 599 fallecimientos.

La incidencia acumulada de ayer se situaba en 597,8 (561,2 el día anterior) y los casos activos ascendían a 1.455 (1.339 el día 12). Respecto a la presión hospitalaria, ayer había 122 ingresados por COVID-19 (109 en la jornada anterior): 99 en plantas hospitalarias y 23 permanecían en la UCI.

Más información en https://actualidad.larioja.org/coronavirus/datos con información y gráficas actualizadas sobre evolución del COVID-19 en La Rioja.

Desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) se ha puesto en marcha una iniciativa denominada Habilitando el Abordaje en la Comunidad de las Enfermedades Respiratorias: EPOC (HACER EPOC), como vía de facilitar el manejo de la EPOC en Atención Primaria. Iniciativa en la que la participado el médico de familia de La Rioja, José Tomás Gómez, presidente de respiratorio de la Sociedad Científica de AP Semergen.

El objetivo de HACER EPOC era elaborar dos gráficos de bolsillo donde los médicos pudieran consultar un esquema simplificado de la EPOC estable y del abordaje de la agudización, con criterios clínicos para la derivación a Neumología si fuera preciso.

HACER EPOC pretende ser una estrategia sencilla que balancee un tratamiento correcto en AP y delimite la derivación a Neumología.

Los últimos datos sanitarios reflejan que la pandemia de coronavirus vuelve a mostrar una tendencia ascendente exponencial en nuestro país. Según la última información publicada por el Ministerio de Sanidad, este miércoles se registraron 38.869 nuevos contagios.

Además, la Incidencia Acumulada (IA) sigue creciendo. Ya se sitúa en los 492 casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes. Unos datos que están empeorando en todas las comunidades autónomas, salvo puntuales excepciones. Esta situación ha hecho que los Gobiernos autonómicos sigan ampliando las restricciones para doblegar la curva de contagios, como en el caso de La Rioja, en donde destaca el cierre perimetral de Logroño, Villamediana y Lardero y el cierre de toda actividad no esencial a las 17:00 horas. 

La Rioja se encuentra ya inmersa en la fase ascendente de la tercera ola de la pandemia, que se traducirá en más presión asistencial y de nuevo recaerá en nosotros, en la organización sanitaria, contener las acometidas de esta nueva ola.

Sé que cuento con vosotros de nuevo; ahora como un equipo fortalecido y experimentado.

Gracias por vuestra incuestionable profesionalidad.

Alberto Lafuente Jiménez
Gerente del Servicio Riojano de Salud

Nos podéis enviar vuestras colaboraciones y trabajos a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.