• El uso de mascarilla será obligatorio en todos los centros de trabajo.
  • Los profesionales utilizarán siempre mascarilla quirúrgica durante la atención a cualquier tipo de paciente.
  • El paciente deberá llevar siempre la mascarilla.
  • Si el paciente no puede llevar su mascarilla puesta durante toda la atención el profesional deberá usar FFP2.*
  • Utilizar mascarilla FFP2 en los siguientes casos:
    • Técnicas que generan aerosoles.
    • Atenciones que requieran exploración de la vía aérea.
    • Pacientes que no puedan llevar la mascarilla durante algún momento de la atención o pacientes que tosen de manera continua aun cuando lleven la mascarilla.
    • Pacientes en los que exista dificultad de controlar que llevan o han llevado puesta en todo momento la mascarilla en la estancia que son atendidos, por ejemplo boxes, habitaciones, domicilios, pacientes agitados, etc.
  • Utilizar guantes y bata de contacto si hay contacto estrecho con el paciente. La bata será repelente a fluidos o impermeable si se prevén grandes salpicaduras.
  • Utilizar gafas de protección si se generan aerosoles durante la atención.
  • Utilizar pantalla de protección si se prevén salpicaduras durante la atención (incluido pacientes que tosen aun cuando lleven la mascarilla quirúrgica puesta).
  • Para casos confirmados COVID seguir las indicaciones en cuanto a EPIS del documento “Recomendaciones Prevención RL en la recuperación de la actividad”

* El suministro de EPIS tal y como recoge el Plan de Prevención del SERIS (Pág 15-16) se garantizará por parte de los Responsables/Supervisoras de las Unidades/Servicios donde trabajen habitualmente. En caso de trabajadores volantes, serán sus Responsables Directos quienes deban garantizar dicho suministro, bien entregándolos directamente bien gestionando su entrega a través de los Responsables/Supervisoras de las Unidades/Servicios donde vayan a realizar su trabajo de forma temporal. Se debe de facilitar el acceso a TODOS LOS TRABAJADORES a mascarillas FFP2 y al resto de Equipos de protección necesarios para que puedan usarlos en función de la actividad a desarrollar en cualquier momento de su jornada de trabajo.

Documento completo en este enlace.

1.- La higiene de manos es la principal medida de prevención junto con la etiqueta respiratoria: cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser y estornudar desechándolo a un cubo de basura. Si no se dispone de pañuelo usar la parte interna del codo.

2.-Usar mascarilla siempre, dentro del vestuario, e intentar respetar la distancia de seguridad (1.5 m)

3.- Circular por pasillos y escaleras siempre por la derecha y procurando guardar distancia interpersonal

4.- Cuando las dimensiones de alguna zona común sean reducidas (aseos, ascensores, etc.) hacer un uso individual de las mismas, evitando aglomeraciones en sus accesos.

5.- Evitar concentraciones de trabajadores en las zonas próximas a las entradas y salidas del Hospital.

6.- Se reforzará la limpieza de los vestuarios entre turnos

7.- Para puestos de trabajo con asistencia directa a pacientes se utilizará ropa de trabajo limpia diariamente.

8.- En la taquilla no se guardará la ropa de trabajo que pueda estar contaminada o sucia.

9.- Se evitará dejar restos de los equipos utilizados por el suelo (guantes, mascarillas, etc.), uniformes fuera del contenedor de sucio, etc.

Mantenimiento nos recuerda ciertas medidas preventivas de seguridad en las instalaciones eléctricas del hospital y del resto de centros sanitarios, para prevenir situaciones que puedan ser críticas para la seguridad de las personas y los bienes.

Por ello, solicitan nuestra colaboración para que sigamos las siguientes indicaciones en nuestro puesto de trabajo s:

  1. No conecte ningún aparato a los enchufes rojos (tomas de SAI) sin autorización ni supervisión del Servicio Informática o de Mantenimiento. Bajo ninguna circunstancia deben conectarse equipos calefactores individuales.
  2. Cualquier aparato eléctrico que se vaya a conectar a una toma de corriente, antes de conectarlo y si tiene dudas de su estado llame antes al Servicio de Mantenimiento para que lo revise, (teléfono 88887).
  3. Si observa cualquier deficiencia, comuníquelo al Servicio de Mantenimiento, (teléfono 88887).

En el resumen de ponencia de Alicia Ibáñez, supervisora en el Hospital San Pedro, que intervino en la Jornada del Ministerio de Sanidad, con motivo del Día Mundial de la Seguridad del Paciente, señala que en el mes de marzo el COVID 19 obligó a transformar el Hospital San Pedro de Logroño y reconvertir 13 de sus 22 plantas de hospitalización en “unidades COVID”, y de una UMI con 17 camas “reinventar” espacios hasta alcanzar 56.

Los profesionales (...) Una gran mayoría de especialistas lo dejaron de ser durante semanas para ejercer de “neumólogos, internistas e infectólogos”. Incluso los alumnos de enfermería de último año pasaron directamente al mundo laboral, era la demanda del momento

Pasamos de carteleras de 4-5 personas/ turno a 10-12. Las actividades y tareas de enfermería se repartieron de manera muy distinta a la habitual, al igual que la del resto de personal: limpieza, celadores, cocina…etc.

Enfermeras de AP trasladadas volvieron a UMI para aportar sus conocimientos, las de CEX trabajaron en el hospital, y se movilizó al personal conforme surgieron las necesidades

El hospital perdió una de sus señas de identidad: la habitación individual, pero desde el momento de su construcción se preparó para poder doblar las habitaciones ante una catástrofe sin tener ningún tipo de incidencia.

Intentamos evitar la contaminación cruzada (...)

Mantuvimos presente en todo momento la desinfección de superficies (...) así como la desinfección de manos.

También se evitaba la exposición de personal cuando era posible, de tal forma que, por ejemplo, el médico pasaba solo visita. Y para evitar exposición de material, y a la vez nos servía como identificación de paciente al tener dobladas las camas, colocamos gráficas de constantes en las puertas

Para controlar la circulación de personas, las entradas y salidas a las unidades COVID estaban identificadas, y vigiladas por personal auxiliar de seguridad. Así mismo, se dispuso por todo el hospital un circuito de ascensores y escaleras prohibidos o permitidos para las visitas externas

A pesar de los reiterados cursos de formación de EPIs, se dispusieron carteles recordatorios en las zonas habilitadas para ello para todo el personal

Todo era desconocido, pero se iban abriendo unidades y se hacía con la misma dinámica (...) si había que movilizar al personal, este se sentía seguro y todo ello ayudó a conformar un ambiente laboral seguro, uniforme y con los mismos criterios. La pandemia avanzaba y el Hospital y su personal resistía.

En definitiva ¿qué había ocurrido?:

  • Se había perdido la identidad de las unidades, del personal.
  • doblado habitaciones
  • reconvertido los espacios
  • cambiado actividades y tareas del personal
  • constantes cambios de protocolos (rutas de pacientes, de personal, diferentes tipos de EPIs)
  • superado muchos riesgos….

Y en resumen:

El Hospital San Pedro de Logroño, sus profesionales, fueron resilientes durante la pandemia, ya que supieron adaptarse a una situación en la que tuvieron que cambiar todo tipo de roles, rutinas, hábitos y estar más alertas que nunca al cuidado de los demás y el suyo propio. 

Ponencia completa

En el Sistema Nacional de Salud, el número de casos confirmados con infección por SARS-CoV-2 asciende a 778.607 (confirmados por test PCR) de los que 31.973 han fallecido y 13.694 personas han precisado ingresar en UCI, según datos del Ministerio de Sanidad, a 1 de octubre.

La Rioja (datos desde el inicio de la pandemia hasta el 1 de octubre)

En La Rioja, desde el inicio de la pandemia se han registrado 419 fallecimientos y 8.521 casos confirmados de COVID 19. Han requerido ingreso hospitalario 1.826 personas; de ellas, 116 en la UCI.

Más información en https://actualidad.larioja.org/coronavirus/datos con información y gráficas actualizadas sobre evolución del COVID-19 en La Rioja.

El Servicio de Prestaciones y Atención al Usuario ha emitido nuevas instrucciones para la prescripción de anticoagulantes orales de acción directa. De esta forma, indican que se considera oportuno el volver a adoptar la medida excepcional que estuvo vigente durante el estado de alarma y que afecta a la prescripción de ACODS, medida adoptada con el fin de disminuir la sobrecarga asistencial y el riesgo de contagio que puede suponer a los profesionales y pacientes el propio control del inicio de tratamiento con sintrom.

Por lo tanto, se autoriza ampliar la financiación mediante la autorización de visado de los ACODS a los pacientes con fibrilación auricular no valvular que precisen iniciar tratamiento anticoagulante oral, siempre que presenten algunos de los factores de riesgo establecidos en la ficha técnica, aunque no cumplan los criterios de inclusión especificados para ello (condiciones de visado requeridas) 

Esta medida estará vigente por un plazo de 4 meses y mientras no haya una orden explícita que indique lo contrario.

Trascurrido dicho plazo en que finaliza la autorización del visado, se deberá proceder a una nueva revisión del paciente por el especialista correspondiente para valorar si procede un cambio de tratamiento, ya que si no cumplen las condiciones de visado normalizadas no se procederá a una nueva autorización del mismo.

A finales de agosto, varias sociedades médico-científicas hicieron un llamamiento a la responsabilidad colectiva para no dar difusión ni otorgar veracidad o credibilidad a teorías acientíficas, conspiratorias y oscurantistas de la COVID-19.

En un comunicado conjunto, las sociedades indicaban que, a pesar del auge y la proliferación de manifestaciones públicas y de declaraciones de movimientos negacionistas frente a la COVID-19, el conocimiento médico basado en la evidencia científica es la única vía» para hacer frente a la pandemia.

Por otra parte, consideraban que las corrientes negacionistas y conspiratorias son una «amenaza social». Las pseudociencias y los movimientos negacionistas frente a la COVID-19 representan una evidente amenaza social, pues alientan de manera irresponsable a la desobediencia civil respecto al seguimiento de medidas contrastadamente eficaces para luchar contra la pandemia.

Desde todos los ámbitos debemos hacer frente a la desinformación y a los bulos sobre la COVID-19 ya que suponen un riesgo cierto para la salud poblacional y pueden complicar el complejo escenario sanitario en que nos hallamos.

¡Adelante equipo!

Alberto Lafuente Jiménez
Director del Área de Salud de La Rioja

Para cualquier comunicación diríjase al buzón: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.