Por Inmaculada Rubio Lerena, enfermera Cta. Neumología y Marian Martínez Pérez y Feli Espada Castillo, enfermeras Cta. PFR

El 20 de noviembre fue el Día Mundial del EPOC y en el Hospital de San Pedro se celebró con una mesa informativa en la que estuvieron presentes profesionales médicos y de enfermería para dar visibilidad a esta patología.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad crónica inflamatoria de los pulmones que obstruye el flujo de aire desde los mismos. Cursa con disnea, tos, producción de mucosidad, roncus y sibilancias. Su principal causa es el tabaco.

Es importante hacer un diagnóstico precoz pues la EPOC no se cura pero es prevenible y tratable.

En España, hay 2 millones de personas con EPOC, en La Rioja cerca de 20.000  y un 70% está sin diagnosticar.

Los profesionales de enfermería somos clave en la prevención, educación y tratamiento de la EPOC.

Desde el ámbito de consultas externas nuestro papel es primordial:

  • realizando espirometrías (Cta. 75 de PFR) para el diagnóstico y seguimiento del tratamiento.
  • realizando educación sanitaria (Ctas. de neumología) respecto a alimentación, hábito tabáquico, ejercicios respiratorios y manejo de inhaladores.

Consulta de pruebas de función respiratoria  

Las pruebas de función respiratoria permiten analizar cómo funcionan los pulmones y las vías respiratorias y con ello diagnosticar el tipo y el grado de severidad de las enfermedades respiratorias.

En el caso de la EPOC, la espirometría es la prueba de elección que mide como el paciente moviliza los volúmenes de aire inspirado y espirado en relación con el tiempo. Sirve tanto para diagnosticar esta patología como para comprobar si el tratamiento está dando resultado.

Este procedimiento puede parecer fácil pero en la práctica es difícil de realizar de manera correcta y requiere tanto de la preparación de las enfermeras que lo realizan como de la colaboración por parte del paciente por lo que no se podrá realizar en personas con nivel de conciencia disminuido, deterioro mental o con barreras idiomáticas.

El personal de enfermería que realiza la prueba debe tener conocimientos sobre:

  • patologías respiratorias.
  • indicaciones y contraindicaciones.
  • manejo adecuado del espirómetro, calibración diaria, limpieza, desinfección y cambio de filtro antibacteriano, consignación de valores ambientales (temperatura, humedad y presión atmosférica), datos antropométricos y de información clínica.
  • interpretación básica de los resultados, criterios de aceptabilidad y reproducibilidad.
  • habilidad de comunicación y atención a los pacientes.

Todos estos aspectos aseguran que la prueba se desarrolle bajo unos estándares de calidad y que sea de utilidad médica.

Consultas de Enfermería en Neumología

Las tareas que realizamos las enfermeras en las consultas son:

  • Valoramos oxigenoterapia, para ello medimos la saturación de oxigeno mediante pulsioxímetro o realizamos GAB (gasometría arterial basal) por orden médica.
  • Tabaco. Si ha dejado de fumar siempre felicitamos y animamos a que continúe así. Si continúa fumando y quiere dejarlo le informamos, aconsejamos, suministramos guías y todos los medios de que disponemos para que pueda dejarlo. Actualmente la deshabituación tabáquica se realiza en los centros de salud, pero en las consultas sucesivas siempre reforzamos la conducta.
  • Inhaladores. En la EPOC el tratamiento farmacológico se administra por vía inhalatoria. De esta manera el medicamento llega directamente a los pulmones actuando directamente sobre los bronquios. Nuestra labor es enseñar a cada paciente la técnica correcta y a que coordine su inhalación.

Existen diferentes dispositivos: Presurizado, Turbuhaler, Accuhaler, Aerolizer, Handihaler, Breezhaler, Respimat, Twisthaler, Gennair, Elipta…

Le enseñamos el manejo del dispositivo y la técnica inhalatoria:

  1. Nos colocamos bien rectos y vaciamos el aire del pulmón.
  2. Colocamos el dispositivo (ya cargado y preparado) en la boca sellándolo bien con los labios.
  3. Hacemos una inspiración profunda.
  4. Retiramos el inhalador, hacemos una apnea de 10 segundos y soltamos el aire despacio.

Hay que enjuagarse la boca después de cada toma bien con agua o con agua más bicarbonato.

Siempre damos una guía para que lo recuerde, y en todas las consultas sucesivas les mandamos que traigan sus inhaladores, les vemos como lo hacen y lo registramos. Nos llevamos muchas sorpresas…

  • Alimentación. Recomendamos comidas ligeras, poco abundantes y de fácil masticación varias veces al día. Informamos que alimentos deben evitar. En definitiva que siga una dieta saludable.
  • Ejercicios respiratorios. Enseñamos tabla de ejercicios respiratorios aportando guía de los mismos. En la medida que puedan deben hacer actividad física moderada.

Aconsejamos ponerse la vacuna anual antigripal y neumocócica (para evitar neumonías).

Les enseñamos que reconozcan sus descompensaciones para que acudan lo antes posible a su médico o enfermera de Atención Primaria y evitar así las posibles exacerbaciones del EPOC.

Disponemos de un foro sanitario coordinado con las consultas de enfermería de Atención Primaria y estamos a su disposición en cuanto a dudas, documentación… todo en lo que podamos ayudar y aportar.